We shall overcome fué durante años el símbolo de la lucha por los derechos civiles. Joan Baez la convirtió en el himno de la izquierda norteamericana y Bruce Springsteen dijo de ella que era la canción protesta mas importante de la historia.

Con Obama se ha cerrado el circulo.