Seleccionar página
Helios 44M-4 el Biotar soviético

Helios 44M-4 el Biotar soviético

Helios 44M-4 58mm f/2 en montura M42

 

Si no la has leído, te recomiendo que antes eches un vistazo a esta entrada sobre cómo usar objetivos con montura M42 en modernas réflex digitales (DSLR) o en cámaras sin espejo (mirrorless).

El objetivo Helios 44M-4 es una de las distintas versiones del Helios 44 que fue fabricado por la factoría KMZ de Krasnogorsk, Moscú, desde 1958 hasta 1992. El esquema óptico se basa en el diseño del Biotar creado por Carl Zeiss en Alemania en 1927.

Helios 44M-4

Una parte de las plantas de Carl Zeiss en Alemania, y el material de sus inventarios fueron transferidos a la Unión Soviética tras la II Guerra Mundial como compensación de guerra. Por ello, el primer modelo del Helios, más bien un prototipo, se llamó БТК” – “БиоТар Красногорский” o BioTar Krasnogorski.

Como la compensación de guerra incluía material pero no la marca, no pudieron utilizarla al retomar Carl Zeiss la fabricación en Alemania occidental. Este Biotar Krasnogorski, rediseñado, pero con la misma formulación óptica que el Biotar original dio origen al Helios 44. Del Helios 44 se fabricaron más de 16 millones de unidades, para las cámaras Zenit, tanto para la venta en el mercado interno de la Unión Soviética como para exportación.

El haber sido fabricado en masa, hace que sea fácil tener una copia del original y mítico Biotar por muy poco dinero.

El Helios 44 fue fabricado para distintas monturas, Los que llevan la letra M son con montura M42, de rosca y los que llevan la letra K con montura Pentax de bayoneta. El mío es el modelo 44M y por tanto montura m42 de rosca. Los distintos modelos de Helios 44 podéis verlos en Camerapedia. El mío es el 44M-4. Lo tengo porque es el objetivo que venía con mi primera cámara réflex. Una Zenit 12. La cámara que me regalaron con 13 años. Aquí podéis ver más sobre esta cámara. Después de décadas sin usarla, guardada en un cajón, la he recuperado para disfrutar de este gran objetivo.

Lo utilizo tanto con su cámara original con película, como con mi Canon 600D digital con su adaptador de M42 a EOS. La razón para volver a usar hoy este objetivo o comprarlo quien no lo tenga es el maravilloso bokeh que se puede obtener a máxima apertura. En algunos casos un bokeh conocido como swirly bokeh, o bokeh circular.

Helios 44M-4 – Cámara Zenit 12 – Película Fujifilm Superia

El diseño óptico del Helios hace que el desenfoque del fondo a grandes aperturas se vuelva más elipsoide a medida que se aleja del centro de la imagen. Una sensación de túnel o de que el fondo gira alrededor del sujeto que se encuentra enfocado en el centro. Este efecto es más fácil de conseguir en película, o en el caso de una cámara digital, en una Full Frame. Ya que en una APS-C con el factor de recorte se pierde gran parte de esa capacidad en los bordes, aunque se puede apreciar.

Helios 44M-4 – Cámara Zenit 12 – Película Ilford FP4 Plus

Una característica de este objetivo, y del Biotar original, es que su rango focal no es de 50mm sino de 58mm. Si lo usamos en una cámara APS-C perdemos parte de la capacidad de producir el swirly bokeh, pero ganamos otras, como que el 58mm en un sensor APS-C se convierte en un 92mm, una focal ideal para retratos.

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

La apertura va de f/16 a f/2 y si está limpio y relubricado el enfoque es muy cómodo y suave.

Es un objetivo que se puede comprar todavía muy barato, pero de gran calidad. Todo en el es metal y cristal. Nada de plástico. Aunque sea barato, cada vez son más caros pues la popularización de las cámaras digitales mirrorless, que permiten usar cualquier objetivo antiguo con adaptadores, hacen que los buenos objetivos antiguos cada vez sean más demandados. Imposible comprarlo por los 10 euros que podían pedir por el hace unos años, pero todavía es barato para su calidad.

Más fotos con el Helios 44M-4

Helios 44M-4 – Cámara Zenit 12 – Película Ilford FP4 Plus

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Canon 600D con Helios 44M 55mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Canon 600D con Helios 44M 55mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Objetivos M42. Dale una nueva vida a tus viejos objetivos de rosca en tu réflex digital o en tu mirrorless

Objetivos M42. Dale una nueva vida a tus viejos objetivos de rosca en tu réflex digital o en tu mirrorless

Helios 44-M 4

Seguro que muchos tenéis en casa viejas cámaras réflex analógicas con objetivos de rosca M42 perdidas en algún rincón. El mejor uso que se puede dar a estas cámaras es ponerles un carrete y disfrutarlas de nuevo, pero si no quieres meterte en el follón de usar película y revelar, lo más sencillo es usar sus objetivos en tu cámara réflex digital, algo muy sencillo si tienes una Canon EOS, y quizás un poco más complicado en una Nikon como explicaré luego.

También se pueden usar en cualquier cámara mirrorless o sien espejo, de objetivos intercambiables. Ya que estas cámaras, con el adaptador correspondiente permiten usar cualquier tipo de objetivo.

Tengo un par de cámaras réflex de los años 70 y 80. Una Praktica y una Zenit. Estas cámaras, como casi todas las réflex de la época utilizan objetivos de montura M42. Objetivos de rosca que fueron el estándar en este tipo de cámaras durante muchos años. La Zenit venía con un Objetivo Helios 44m 58mm de apertura máxima f2.0 y la Praktica con un Pentacon Auto 50mm de apertura máxima f/1.8

Pentacon Auto

Objetivos con montura de rosca M42

Estos objetivos se pueden usar hoy en día en nuestras réflex con un simple adaptador que para montura Canon EOS cuesta menos de 10 euros. Existen infinidad de objetivos M42, pero yo voy a hablaros de los que tengo. Un Pentacon Auto 50 mm f/1.8 y un Helios 58mm f/2.0

Estos objetivos los tenía en casa, bien de mi primera cámara réflex o de la cámara de mi padre, pero de todos modos tanto un objetivo Helios como un Pentacon se pueden comprar hoy en eBay o mercadillos especializados por muy poco dinero.

Aquí podéis ver mis dos cámaras réflex analógicas. Una Praktica Super TL y objetivo Pentacon 50mm f/1.8 – Fabricada en la República Democrática de Alemania en los años 70 y una Zenit 12 y objetivo Helios 44M 55mm f/2.0 – Fabricada en la Unión Soviética en 1987.

La Praktica fue una cámara muy popular en los 70 por su calidad y precio, hasta que entraron en declive con la popularización de las cámaras japonesas. Estos objetivos se pueden seguir usando hoy en día en nuestras réflex digitales.

Praktica Super TL

Zenit 12

¿Por qué usar estas lentes antiguas en nuestras cámaras modernas?

Cualquier objetivo actual es mucho mejor que estos dos. Mas nitidez, mejor contraste, auto enfoque… Pero no todo es nitidez, contraste o rapidez en el enfoque. Los objetivos antiguos utilizan ópticas y diseños ópticos muy distintos a los actuales, creando un renderizado de la imagen completamente distinto, muy alejado de la nitidez clínica que ofrecen los modernos objetivos en toda la imagen, desde el centro hasta los bordes.

Pentacon Auto

Seguramente a f/8 la nitidez no se acerca (ni falta que hace) a la que podemos conseguir con un moderno 50mm, pero a su máxima apertura, en este caso f/2.0 o f/1.8 es donde estos objetivos brillan con luz propia, precisamente por la suavidad y el desenfoque de fondo que consiguen, transportando las fotografías digitales a la atmósfera de otra época.

Helios 44

¿Cómo usar estos objetivos en una cámara digital?

– En una Reflex

Estas lentes usan montura de rosca M42, que es distinta la que usan las réflex actuales. En realidad no hay un estándar. Canon tiene su propio sistema, al igual que Nikon y otros el suyo. En el caso de Canon necesitamos un simple adaptador. Una pieza que por uno de los lados tiene la montura de rosca para poder poner el objetivo y por la otra la montura Canon. Mi adaptador, como se puede ver en la foto, incluye un circulo rojo, como los objetivos de Canon, para marcar la zona en la que encaja en el cuerpo. Incluye también un pequeño chip que sirve para la confirmación de enfoque. Este adaptador, de metal y con chip de conformación de enfoque que funciona correctamente en mi Canon 600D me ha costado 8 euros en Amazon!!!

Adaptador Canon M42 – Canon EOS

Adaptador Canon M42 – Canon EOS

¿Y cual es el problema con Nikon?

La montura de rosca M42 fue durante mucho tiempo un estándar, también en Japón y en occidente. Podéis ver más información en la montura de rosca M42 en la Wikipedia.

El problema surge cuando otros fabricantes como Canon y Nikon comienzan a desarrollar sus propios sistemas. Canon utilizó el mismo diámetro que la M42 pero Nikon, en la montura de sus lentes utilizó un diámetro menor, por lo que al utilizar estas lentes con un adaptador no es posible enfocar a infinito.

Los fabricantes de adaptadores lo han tratado de corregir incluyendo una lente en el adaptador. Esto hace que estos adaptadores sean más caros, pero aún así la solución no parece del todo satisfactoria, ya que se pierde definición y luminosidad. No tengo Nikon y por lo tanto hablo de oídas, pero en principio he visto que muchos usuarios lo consideran poco satisfactorio.

También hay mecánicos que realizan ajustes en el objetivo y en ese caso se puede usar con un adaptador normal para montura Nikon.

– Uso en Reflex APS-C y en Full Frame

Canon 600D con Helios 44M 58mm – Procesada con Lightroom

En las cámaras APS-C se pueden usar estos objetivos con su adaptador sin problema. Simplemente debido al factor de recorte del sensor el 50mm se convertiría en un 80mm en canon y el Helios, que es un 58 mm se convertiría en un 93mm. Los dos ideales para retrato en una APS-C.

En una Full Frame, al ser de fotograma completo los objetivos nos darían su distancia focal real y una gestión de la profundidad de campo mas bonita. El problema es que las cámaras full frame además de un sensor mas grande también tienen un espejo de mayor tamaño, y con algunos modelos el espejo golpea contra el adaptador cuando se enfoca a infinito. Esto no ocurre en todas las cámaras, y las full frame más modernas suelen poder utilizarse sin problema.

Si tienes una full frame y planeas usar objetivos M42 deberías buscar antes información por internet sobre tu cámara yy objetivo para asegurarte de que el espejo no golpea contra el adaptador.

– En una cámara sin espejo o mirrorless

Una de las grandes ventajas de las cámaras sin espejo o mirrorless es que pueden utilizar cualquier tipo de objetivo usando el adaptador correspondiente. Aquí no estamos limitados a objetivos M42 como en una reflexión digital. Además de estos podemos usar objetivos con montura Leica LTM, Leica M, etc. Siempre con su adaptador.

Con montura Leica LTM o Leica de Rosca no sólo tenemos los viejos objetivos de Leica. Los soviéticos fabricaron interesantes objetivos con esta montura, además de Canon, Nikon, Yashica, Voightlander, etc. Por lo que con una mirrorless el campo que podemos abarcar para probar buenos objetivos antiguos es inmenso.

Algunas sugerencias de uso

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Las Cámaras réflex actuales no están pensadas para ser usadas con estos objetivos, así que perderemos algunas de las características a las que estamos acostumbrados con nuestra réflex digital.

Para empezar son objetivos manuales, Es decir, no hay auto enfoque. Tenemos que enfocar manualmente girando el anillo de enfoque.

Esto no sería mayor problema en sí mismo. De hecho a mi me encantan los objetivos manuales y disfrutar del placer de enfocar y hacer las cosas despacio. El problema está en que la imagen que vemos en el visor para enfocar y componer será mas oscura cuanto menor sea la apertura del diafragma.

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Por ello lo mejor es poner el diafragma a la máxima apertura, para que entre la mayor cantidad de luz posible (f/2 o f/1.8). Una vez enfocado podemos cerrar el diafragma a la apertura deseada.

El objetivo no se comunica electrónicamente con la cámara, por lo que no podemos trabajar en modos automáticos. Si usamos uno de estos objetivos con un adaptador en nuestra Canon EOS tenemos que seleccionar el modo de prioridad a la apertura. La apertura la seleccionaremos en el objetivo moviendo el anillo, y la cámara no sabrá que apertura hemos puesto, pero sí sabe medir la cantidad de luz que le llega al sensor, por lo que seleccionará la velocidad adecuada, además del ISO si lo tenemos en automático.

En mi caso selecciono el ISO manualmente y la cámara sólo tiene que seleccionar la velocidad de obturación. El adaptador que yo utilizo tiene un chip y por el precio que tienen os lo recomiendo con chip.

Este chip hace dos cosas: Una que sirve para pocos, le dice a la cámara en sus datos EXIF que la apertura es de f/1.4 y que la focal es un 50mm. Son los datos que veréis en Lightroom o en cualquier lector de datos EXIF. Es necesario para que la cámara no se vuelva loca buscando esos datos que espera que le pase el objetivo. Siempre en los datos exif aparecerá f/1.4, sea cual sea la apertura seleccionada.

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

La otra y más interesante, es la confirmación de enfoque. Funciona de la siguiente forma: Mantenemos pulsado el botón de disparo hasta la mitad, como hacemos siempre para enfocar de forma automática. La cámara, lógicamente no puede mover el anillo de enfoque del objetivo, pero si movemos nosotros el anillo de enfoque mientras mantenemos el pulsado el obturador, cuando encuentre que está enfocado en alguno de sus puntos de enfoque se iluminará y marcará con un pitido, como hace con los objetivos electrónicos. Es algo bastante útil, aunque por supuesto podemos enfocar simplemente con lo que vemos en el visor.

Los adaptadores para Reflex con confirmación de enfoque son sólo para Canon porque en el caso de Canon la confirmación de enfoque está en el objetivo. Sin embargo en Nikon es el cuerpo el que se encarga de la confirmación de enfoque, por lo que no hace falta que el adaptador tenga este chip.

Uso a máxima apertura

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada en Lightroom

Lo que más me interesa de estos objetivos es usarlos a su máxima apertura, donde podremos apreciar su desenfoque de fondo y su suavidad. A máxima apertura todos los objetivos, también los modernos, son más suaves, menos nítidos, por lo que son perfectos para retrato. En este caso además, estos objetivos ofrecen una imagen menos contrastada, tanto por su diseño como por su tratamiento de la capa de recubrimiento anti reflejos. Cuanto menos contraste tenga la imagen RAW mejor para procesarla, momento en el que podemos darle el contraste que deseemos.

Si la cámara nos entrega una imagen muy contrastada, significa que no vamos a poder recuperar en Lightroom mucha información en las sombras, mientras que añadir contraste a una imagen más plana se puede hacer sin perder calidad.

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada en Silver Efex

El resultado de estos objetivos para convertir el RAW a blanco y negro con Lightroom o Silver Efex es sencillamente espectacular.

Más fotos tomadas con el Helios 44M 58mm y el Pentacón Auto 50mm

Canon 600D con Pentacon 50mm a f/1.8 – Procesada en Lightroom

Canon 600D con Pentacon 50mm a f/1.8 – Procesada en Lightroom

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Canon 600D con Helios 44M 58mm a f/2.0 – Procesada con Lightroom

Todas las fotografías han sido tomadas con una Canon 600D. Es una cámara APS-C con factor de recorte de 1,6 por lo que las focales de 50mm se convierten en 80mm y las de 58 en 93mm.

Si tenéis estas u otras lentes por casa animaros a probarlas. Si no tenéis y os apetece probar alguna, el Helios 44M 58mm f/2.0 para mi es la ideal. Se encuentran muchas por eBay todavía a buenos precios, aunque van subiendo cada vez más. También el Pentacon es una buena opción y muy económica, aunque de tener que elegir una, personalmente me quedaría con el Helios. (EDITO: tras un año usando los dos no sabría con cual de los dos me quedaría de tener que elegir uno. Los dos aportan su propio carácter y resultados muy interesantes). Sobre el Pentacon, además del que os muestro aquí hay una versión mas moderna llamada Pentacon MC, que tiene multirevestimiento antireflejos.

Podéis buscarlas en eBay o en cualquier otra web de venta:

Helios 44M M42  o Pentacon Auto 50mm M42

Respecto al adaptador, este es el que uso yo (Amazon).

Más adaptadores para Canon en Amazon.

Adaptadores para Nikon en Amazon.

Adaptadores M42 para Fuji X en Amazon.

Adaptadores M42 para Sony en Amazon.

Si compras un adaptador comprueba que sea para tu modelo de cámara.

 

¿Utilizas alguno de estos objetivos u otros M42 con tu cámara digital? Encantado de que compartas tu opinión en los comentarios
Una foto… dos (o más) relatos

Una foto… dos (o más) relatos

Fotografía: Jesco Denzel

La foto del G7 es, para mí -esta vez sí-, un ejemplo de la importancia de la fotografía en la comunicación. Tomada por Jesco Denzel, un fotógrafo freelance que trabaja también para el Gobierno alemán, es un ejemplo de buena composición en tiempos en los que tanto se abusa de grandes angulares, teleobjetivos y disparos en ráfaga. Desde mi punto de vista, son los hechos los que tienen que empequeñecer o engrandecer a los protagonistas de una fotografía, y no la lente empleada.

La fuerza compositiva es tal que es imposible mirar la foto y que no te vengan a la mente “La última cena” de Da Vinci o “Lección de anatomía” de Rembrandt. Porque al final, digan lo que digan los postmodernos, la fotografía es composición, y para saber algo de composición hay que ver mucha pintura.

La complejidad de la fotografía es que, incluso siendo un maestro de la composición, no tienes un lienzo en blanco donde colocar a placer los elementos o las miradas de los protagonistas. El único que se puede situar para buscar esa composición es el fotógrafo, y esperar a que el cerebro identifique en una fracción de segundo esa cuestión tan etérea y complicada que el maestro Bresson definió como el instante decisivo.

Hay que ser muy grande para hacer una fotografía como ésta. La imagen de Jesco Denzel muestra a los miembros del G7 y sus asesores, con Angela Merkel en el centro de la escena, en posición de poder, con los brazos plantados sobre la mesa e inclinada hacia delante, con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, a su izquierda de pie y con expresión resignada.

Al presidente francés y a la primera ministra británica, Enmanuel Macron y Teresa May se les intuye, pero se encuentran ensombrecidos, sobre todo Teresa May, a punto de salirse de escena, como metáfora del Brexit.

Y frente a Merkel, Donald Trump sentado y de brazos cruzados sin establecer contacto visual.

Una foto… dos (o más) relatos

La fotografía ha sido difundida por el gobierno alemán, para mostrar el poder de la canciller Angela Merkel como líder del frente anti Trump en el G7. Y es cierto. Pero nada más verla me recordó los años estudiantiles, cuando con toda la razón del mundo te acercas a la mesa del profesor o profesora con otros compañeros y allí, de pie con las manos sobre la mesa, les cuentas las verdades del barquero, pero sabiendo que al final la decisión última será la del soberbio profesor que te ha caído en suerte.

Y eso debió de pensar John Bolton, el asesor de Donald Trump que se encuentra a su derecha, porque utilizó la misma fotografía en un tuit donde escribió “Simplemente otro #G7 donde otros países esperan que Estados Unidos sea siempre su banco. El presidente lo dejó claro hoy. Ya no más”.

La fotografía de Jesco Denzel es una obra maestra, pero políticamente lo mejor es lo que no muestra. La otra cara de la moneda. Mientras se desarrollaba esta escena, China reunía bajo su manto al Grupo de Cooperación de Shanghai, con Rusia, Irán (probablemente la escena de la discusión del G7 sea precisamente por las sanciones a Irán) y a dos eternos enemigos y a la vez antiguos aliados de USA como India y Pakistán.

Para mí es la mejor foto del año, y probablemente, será uno de los iconos de este siglo que estamos comenzando en el que el poder se desplaza cada vez con mayor velocidad hacia oriente ante la desesperación y palos de ciego de los dirigentes occidentales.

Pablo Pando

Candamo 2017 – VI Jornadas de recreación histórica

Candamo 2017 – VI Jornadas de recreación histórica

Cada año, en septiembre, se celebran en el municipio asturiano de Candamo las jornadas de recreación histórica con museo vivo y recreaciones de combate de la Guerra Civil Española en su Frente Norte. El sábado 23 de septiembre acudí por la mañana a visitar el museo vivo y una pequeña recreación de combate. La recreación principal de la batalla se realiza por la tarde, pero la mañana era una buena ocasión para emular a Robert Capa, así que allí me fui con mi Leica IIF.

Según parece, Robert Capa utilizó en sus reportajes de la Guerra Civil Española una Leica II modelo D y una Leica III. La principal diferencia de mi Leica con los modelos utilizados por Capa es que la mía incluye sincronización para flash externo y que la Leica III de Capa tiene velocidades lentas de las que carece la mía. Por lo demás son idénticas. En cuanto a los objetivos, utilice un Elmar 5cm (50mm) igual que el suyo, pero el mío que está fabricado en el año 53 incluye recubrimiento anti reflejos en la óptica, lo que le da un poco más de contraste.

Todas las fotos están tomadas sin fotómetro externo, midiendo la luz a ojo. Este es el resultado:

  • Lugar: Candamo, 23 de septiembre de 2017
  • Fecha de recreación: 1936/1937
  • Cámara: Leica IIF
  • Objetivo: Elmar 5cm f/3.5
  • Película: Ilford HP5
  • Revelador: Kodak HC-110

© 2017 Pablo García Pando. Todos los derechos reservados // All rights reserved