A estos dos que viven medio salvajes en el Cabo Peñas no les importó que anduviera por allí con la cámara, incluso uno se acercó a investigar. En casa como Duna no tiene otros gatos con quién jugar me toca a mi hacer de sparring. Así tengo las manos…