El Harlem es otro mundo. Basta con echar un vistazo a los escaparates de las tiendas de moda para darse cuenta que aquí el tiempo lleva otros ritmos.