Un paseo por Greenwich Village con parada en Magnolia Bakery para probar sus maravillosos cupcakes.