Estas son las fotos del Harlem, desgraciadamente menos de las que me gustaría porque merece la pena perderse un día completo por el barrio para explorarlo bien, pero después de la misa en una iglesia Baptista que nos dejó enganchados dos horas y media no tuvimos demasiado tiempo hasta que llegó la tormenta.