Yashica Minister 700

Hace un tiempo mi tío me regaló esta cámara que mi abuelo había comprado en Suecia en 1964. Una Yashica Minister 700. Es mi primera cámara telemétrica. Siempre había utilizado cámaras Réflex tanto analógicas como digitales y alguna compacta y me llamaba mucho la atención que los grandes fotógrafos documentalistas siguieran con sus cámaras Leica telemétricas y no quisieran ni oír hablar de las cámaras Reflex, supuestamente más avanzadas.

Yashica Minister 700

Después de usar la Yashica casi a diario durante algo más de un mes me he vuelto un gran admirador del sistema telemétrico y de la discreción en la calle de estas cámaras de tamaño mucho más contenido que una Réflex.

La Yashica Minister 700 es una versión De luxe del modelo más popular Yashica Minister D. A diferencia de esta, su cuerpo y objetivo es de metal mas grueso y sólido e incluye una lente Yashinon muy luminosa que llega a una apertura de f/1.7

La cámara fue comprada en 1964, justo el año que salió al mercado. Indagando un poco por internet he podido ver que el modelo inferior, la Minister D se vendía en Inglaterra en 1971 en 45 libras, 58 euros al cambio, lo que actualizado con la inflación según la calculadora del INE serían 1.135 euros de hoy.

Eso el modelo inferior y siete años después, por lo que la Minister 700 en en 1964 fácilmente equivaldría a una cámara de cerca de 2.000 euros de hoy en día. Vamos, que fue una cámara más barata que una Leica pero no era mi mucho menos una cámara barata.

La cámara incorpora un fotómetro y un sistema de selección de apertura y velocidad con un anillo frontal en función del valor del exposímetro.

Yashica Minister 700

Es completamente mecánica, excepto el exposímetro, que funciona con una pila de mercurio que ya no se fabrica al estar prohibidas por su toxicidad. Sin embargo en cualquier tienda de electrónica se encuentran pilas equivalentes, y aunque la cámara se puede usar sin exposímetro, el de esta, con la nueva batería funciona correctamente.

El funcionamiento es relativamente sencillo. Comenzamos seleccionado el valor ASA/ISO de la película en el dial superior, lo que hace que tengamos una escala u otra en el exposímetro. Pulsando el botón de la parte posterior, la cámara mide la luz y nos marcará un número en la escala de la parte superior.

Con ese valor solo tenemos que girar el anillo exterior del objetivo hasta el número indicado lo que hace que se gire a la vez los dos anillos centrales de velocidad y apertura, dejando una exposición correctamente ajustada a la medición. A partir de ahí podemos girar el anillo central para seleccionar otra apertura en función de la profundidad de campo que queramos y se girará el selector de velocidad acorde a nuestra nueva apertura.

Entre este anillo central y el cuerpo de la cámara tenemos el anillo de enfoque. Enfocar es la operación más complicada, ya que aunque el enfoque telemétrico es muy fácil cuando te haces con él, resulta complicado en condiciones de poca luz o poco contraste.

Al mirar por el visor, en la parte central hay un minúsculo rectángulo en un tono naranja donde podemos ver la imagen duplicada. Moviendo el anillo de enfoque, cuando veamos la imagen del recuadro ajustada a la real, tenemos la escena enfocada.

Esto es así en la teoría, porque en la práctica el pequeño recuadro anaranjado puede ser imperceptible según las condiciones de luz, y más en una cámara que pasa de 50 años y en la que habían enraizado hongos en su visor, por lo que la nitidez no es la que debería. Para estos casos el objetivo tiene una escala en metros y en pies por si queremos enfocar calculando la distancia “a ojo”.

El primer rollo de película que tiré con ella no fue una buena experiencia. La cámara funcionaba pero estaba desajustada (eso lo sabría después) y por esa razón muchas fotos salieron completamente movidas. 1 segundo de apertura de diafragma se había convertido en casi 3 segundos, y así en todas las velocidades. Sin embargo supuse que era yo el que no controlaba correctamente la exposición.

Justo cuando iba a ponerle un segundo rollo, las palas del obturador se quedaron pegadas y así quedó la cámara hasta que encontré quien la podía revisar. Me dijeron que se había soltado una pieza del arrastre de la película y por eso no volvía a abrir el diafragma. Además de arreglarlo aprovecharon para ajustarla, lubricarla y limpiarla de hongos en el visor y en la lente.

Desde entonces la cámara está en perfecto estado y estas son algunas de las fotos que he hecho con ella:

Primeras fotos con la Yashica Minister 700

Fotografías escaneadas de los negativos sin ningún tipo de edición ni recorte posterior

 

Película blanco y negro: Ilford FP4+

yashica-minister-700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Película color: Fuji Superia 200

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Yashica Minister 700

Más cámarasOtras cámaras